Please assign a menu to the primary menu location under menu

Blog de ILERNA Online

ILERNA Online: FP a distancia con titulación oficial

Los bienes sustitutivos y los bienes complementarios

En cambio, la impresora y los cartuchos de tinta son productos complementarios.En cambio, la impresora y los cartuchos de tinta son productos complementarios.

Los bienes de consumo o finales son bienes que satisfacen la necesidad inmediata de un consumidor, a diferencia de los bienes de capital y los bienes intermedios, que sirven para producir otros bienes o para transformarlos en otros bienes, respectivamente.

En este post nos centraremos en la clasificación de los bienes finales. Así, dentro de los bienes de consumo o finales encontramos los bienes sustitutivos y los bienes complementarios.

¿Qué son los bienes sustitutivos?

Son bienes que satisfacen una misma necesidad o una de muy similar y, por lo tanto, pueden ser reemplazados por otro bien según los factores que decanten la decisión del comprador (como el precio). Ejemplos muy claros de productos sustitutivos son la margarina y la mantequilla o el azúcar y la sacarina.

La mantequilla y la margarina son productos sustitutivos.
La mantequilla y la margarina son productos sustitutivos.

Los bienes sustitutivos pueden clasificarse, a su vez, entre perfectos y imperfectos. Los sustitutivos perfectos pueden ser sustituidos por otro bien con los mismos resultados para el consumidor, mientras que los imperfectos son bienes que pueden utilizarse con un mismo fin, pero con un mismo resultado. Un sustitutivo perfecto podría ser un subrayador (marca Stabilo y marca Staedler), porque presentan una relación calidad-precio muy parecida y ofertan una gama de colores similar. En cambio, un sustitutivo imperfecto puede ser el smartphone, ya que existen muchísimos modelos, cada uno con diferentes funcionalidades.

¿Y qué son los bienes complementarios?

Son bienes que satisfacen conjuntamente un mismo tipo de necesidad y hacen que su demanda fluctúe a la par, ya que dependen uno de otro. Así, por ejemplo, cuando el precio de un producto complementario sube notablemente, es probable que baje la demanda de ambos productos.

Son ejemplos de productos complementarios el café y el azúcar o la impresora y los cartuchos de tinta. 

En cambio, la impresora y los cartuchos de tinta son productos complementarios.
En cambio, la impresora y los cartuchos de tinta son productos complementarios.

Estos y otros conceptos son los que estudiarás a lo largo del ciclo de Grado Superior de Marketing y Publicidad.

¡Quiero matricularme!

 

Deja un comentario

shares