15% dto con el código "ILERNA15" ¡Tiempo limitado!
Llámanos gratis

15% dto con el código "ILERNA15" ¡Tiempo limitado!

La importancia del pH en el cuerpo humano

Sanidad, 03 SEP 2019, ILERNA

¿Quieres más info?

Solicita información
Descubre nuestra oferta formativa y da un paso adelante en tu carrera profesional

Ver el dosier
Escribe tu nombre y apellidos
Escribe un email válido
Escribe un teléfono válido
Escribe tu código postal
Escoge la opción en la que estás interesado
Escoge la formación en la que estás interesado

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE ILERNA

Finalidades: Responder a sus solicitudes de información y mantenerle informado de nuestros cursos y servicios, incluso por medios electrónicos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en [email protected].

Información adicional: Política de Privacidad.

Este campo es obligatorio

En nuestro día a día, nos encontramos con numerosos productos y sustancias que destacan por mantener un "pH neutro", especialmente en el ámbito del cuidado personal y de la piel. Eso nos da pistas de la importancia del pH en el cuerpo humano.

No obstante, aunque el término "pH" aparece frecuentemente en etiquetas de champús, jabones y cremas, no todos sabemos qué significa realmente ni cómo puede afectar a nuestro bienestar. 

El concepto de pH, aunque parezca jerga específica para químicos o personal de laboratorio, es un aspecto fundamental que influye en varios procesos de nuestro organismo. 

En este artículo, analizaremos la importancia del pH en el cuerpo humano, destacando cómo un desequilibrio puede llevarnos a problemas de salud.

* ¿Quieres conocer qué FPs online puedes estudiar con Ilerna? Clica aquí y  descárgate la Guía de FPs Online y a distancia.

¿Qué es el pH? 

El pH, abreviatura de “potencial de hidrógeno”, es una escala que mide la acidez o alcalinidad de una solución acuosa. Esta medición se basa en la concentración de iones de hidrógeno presentes en una solución. 

Cuanto mayor es la concentración de estos iones, más ácida es la solución. Por el contrario, una menor concentración de iones de hidrógeno implica mayor alcalinidad.

El concepto de pH fue introducido por el químico danés Soren Sorensen en 1909. Sorensen desarrolló esta medida para facilitar los experimentos en bioquímica, especialmente para entender mejor las enzimas y sus actividades en diferentes condiciones de acidez. 

Desde entonces, el pH se ha convertido en una herramienta esencial no sólo en la química y la biología, sino también en la medicina, la agricultura, la ingeniería ambiental y muchas otras áreas.

Aunque esto suene complicado y no veas en qué influye el pH en el cuerpo humano, debes recordar que nuestro organismo se compone en un 70% de agua

En el cuerpo humano, el pH no es un valor único o uniforme, sino que varía en diferentes partes del cuerpo y es crucial para el funcionamiento adecuado de los sistemas biológicos.

¿Cuál es la importancia del pH en nuestro organismo?

La importancia del pH en el cuerpo humano es primordial, dado que cada sistema y órgano operan correctamente dentro de rangos de pH específicos. El mantenimiento de estos niveles es crucial para la salud general y el correcto funcionamiento del cuerpo, ya que cualquier desequilibrio puede desembocar en enfermedades. 

A continuación, vamos a analizar varias áreas donde el pH es particularmente crítico:

Digestión

El proceso digestivo depende en gran medida del pH adecuado en diferentes secciones del tracto gastrointestinal. El estómago, por ejemplo, necesita un ambiente muy ácido para descomponer los alimentos y matar bacterias y virus dañinos

Un pH demasiado alto en el estómago puede provocar una digestión ineficaz y el crecimiento excesivo de bacterias patógenas. Por otro lado, el intestino delgado requiere un ambiente más alcalino para la absorción eficiente de nutrientes.

Si te interesa profundizar más en cómo afecta el pH en la digestión y qué efectos tiene nuestra alimentación en este sentido, puedes cursar el Grado Superior de Dietética

Metabolismo y homeostasis

El equilibrio del pH en la sangre es vital para el correcto funcionamiento del metabolismo. La sangre alcalina permite transportar oxígeno de manera más eficaz, facilitando así la función celular y la producción de energía. 

Las enzimas que impulsan las reacciones metabólicas son muy sensibles a las fluctuaciones del pH, por lo que cualquier alteración puede tener consecuencias directas sobre el metabolismo.

Función enzimática

Las enzimas, que son catalizadores biológicos esenciales para casi todas las reacciones químicas en los organismos vivos, tienen rangos de pH en los que son más activas

Si el pH se desvía de estos rangos, la actividad enzimática puede disminuir o detenerse por completo, lo que afecta numerosas funciones vitales y puede contribuir a estados de enfermedad.

Salud ósea

El pH también influye en la salud ósea. Cuando el pH del cuerpo se inclina hacia la acidez, puede empezar a desmineralizar el hueso para liberar minerales alcalinos (como el calcio) y restablecer el equilibrio ácido-base. Esta desmineralización repetida puede llevar a condiciones como la osteoporosis.

Función respiratoria

La respiración es otro proceso influido por el pH. Los pulmones y los riñones trabajan conjuntamente para mantener el equilibrio ácido-base en la sangre. Cuando este equilibrio se altera, puede afectar la respiración y, en casos extremos, llevar a condiciones serias como acidosis o alcalosis, que son peligrosas y potencialmente mortales.

Excreción y detoxificación

Los riñones ayudan a regular el pH de la sangre filtrando excesos de ácidos o bases. Un fallo en esta función puede llevar a una acumulación tóxica de sustancias en el cuerpo, afectando la salud general y la capacidad del cuerpo para combatir enfermedades.

La escala del pH ¿Cómo se mide?

La escala del pH varía de 0 a 14, donde un pH inferior a 7 indica acidez, un pH superior a 7 denota alcalinidad, y un pH de 7 es neutral, como el agua pura. Esta medición se basa en la concentración de iones de hidrógeno presentes en una solución.

El agua pura es la sustancia neutra de referencia, con un pH de 7.

El pH en el cuerpo humano no es uniforme, como ya hemos dicho. Por ejemplo, el pH de la sangre se mantiene estrechamente regulado entre 7.35 y 7.45, lo que es ligeramente alcalino. Una variación pequeña, aunque parece insignificante, puede tener efectos severos en la salud. 

Por otro lado, el estómago mantiene un ambiente altamente ácido, con un pH aproximado de 1.5 a 3.5, esencial para la descomposición de los alimentos y la defensa contra microorganismos patógenos.

Una de las formas más simples y rápidas de medir el pH es utilizando tiras reactivas de papel impregnado con indicadores químicos. Estas tiras cambian de color al entrar en contacto con una solución, reflejando un rango de pH basado en la escala de colores proporcionada con el producto. 

Si bien son fáciles de usar y económicas, las tiras reactivas ofrecen una lectura aproximada. Por ese motivo, pueden no ser ideales si lo que estás buscando es una medición más precisa.

El instrumento más preciso para medir la presencia de iones de hidrógeno es el pH-metro. Se trata de un dispositivo electrónico que contiene un electrodo con una solución ácida en una membrana de vidrio. 

El electrodo se introduce en la sustancia que se quiera analizar y los hidrógenos de la misma se ponen en contacto con la membrana de vidrio. El pH se mide al compararlo con la solución ácida del electrodo.

¿Cómo se regula el pH del cuerpo humano?

La importancia del pH en el cuerpo humano es tal que nuestro organismo tiene mecanismos avanzados para regular el pH dentro de unos rangos específicos. Esto resulta esencial para mantener las funciones vitales y la salud general.

Estos mecanismos incluyen la regulación química a través de sistemas de amortiguación (buffers), la excreción renal y la respiración. 

Vamos a explorar cada uno de estos sistemas para entender cómo trabajan conjuntamente para mantener el equilibrio ácido-base del cuerpo.

Cómo corregir el pH intercelular

Los sistemas de amortiguación química, también conocidos como sistemas de buffers, son la primera línea de defensa contra los cambios rápidos del pH en el cuerpo humano. 

Actúan casi instantáneamente y funcionan neutralizando los ácidos. Los principales buffers para controlar el pH en el cuerpo humano incluyen el sistema bicarbonato, las proteínas y los fosfatos. 

Otro de los mecanismos para regular el pH en el cuerpo humano son los riñones. Son capaces de expulsar ácidos y reabsorber bicarbonato. Cuando el cuerpo está en estado de acidosis, los riñones incrementan la excreción de ácido y la producción de bicarbonato, ayudando a elevar el pH sanguíneo hacia un nivel más alcalino. 

Por el contrario, en condiciones alcalinas, disminuyen la excreción de ácido y reducen la reabsorción de bicarbonato para corregir el equilibrio. 

Por último, la respiración es otra herramienta crucial para la regulación del pH en el cuerpo humano. Los pulmones pueden influir en los niveles de bicarbonato y CO2 en la sangre. En estados de acidosis, la respiración se vuelve más rápida y profunda para expulsar más CO2, lo que reduce la acidez en sangre.

En estados alcalinos, la respiración se vuelve más lenta y superficial, permitiendo que se acumule más CO2 en la sangre y aumentando la acidez. 

Es importante destacar que estos sistemas no trabajan de manera aislada, sino que interactúan para dar una respuesta coordinada a cualquier desequilibrio del pH en el cuerpo humano. Por ejemplo, un cambio en la respiración puede provocar ajustes rápidos en el pH sanguíneo, mientras que los riñones ajustan el balance más gradualmente.

Pese a que puede parecer que no puedes hacer nada para regular el pH de tu cuerpo, no es así. De hecho, adoptar hábitos de vida saludables que favorezcan un pH equilibrado no sólo mejorará tu calidad de vida, sino que también te ayudará a prevenir enfermedades. 

El pH en el cuerpo humano puede mantenerse en valores adecuados con pequeños ajustes en la dieta y estilo de vida que apoyen a los mecanismos naturales de nuestro organismo para conservar este equilibrio. 

El pH y cómo conseguir estabilizarlo lo estudiarás en el Grado Superior de Dietética.

guia fp descargable
Compartir en:
ILERNA
ILERNA

En el grupo de redactores de ILERNA somos curiosos por naturaleza, nos encanta estar al tanto de todo e ir siempre un paso más allá. El mundo de la Formación Profesional nos apasiona y siempre estamos informados de las últimas novedades. Gracias a este blog podemos compartir toda nuestra sabiduría sobre el sector y acercar esta rama de la educación a todo el que le interese. En estos artículos queremos compartir especialmente contigo el conocimiento necesario para que saques el máximo rendimiento a tu FP.

Tu éxito profesional a un CLICK.

Solicita información

¿Quieres seguir
estudiando FP?

Quieres estudiar una FP, pero no tienes claro por dónde empezar. ¿Será mejor la modalidad a distancia, la presencial o un mix de las dos? ¿En cuántas asignaturas me puedo matricular? ¿Qué salidas profesionales hay? Pincha abajo e infórmate sobre la Formación Profesional que más se adapta a ti.

Conoce a nuestros autores y colaboradores

Reclutamos a los mejores para ofrecerte información de primera mano sobre la Formación Profesional. Son profesionales de diferentes sectores, que escriben sobre las novedades que te interesan en el blog de ILERNA.

Conócelos