Llámanos gratis
ILERNA Online Logo

¿Qué se entiende por primeros auxilios?

Sanidad, 13 MAY 2024, Emma Navalon Pascual

¿Quieres más info?

Solicita información
Descubre nuestra oferta formativa y da un paso adelante en tu carrera profesional

Ver el dosier
Escribe tu nombre y apellidos
Escribe un email válido
Escribe un teléfono válido
Escribe tu código postal
Escoge la opción en la que estás interesado
Escoge la formación en la que estás interesado

INFORMACIÓN PROTECCIÓN DE DATOS DE ILERNA

Finalidades: Responder a sus solicitudes de información y mantenerle informado de nuestros cursos y servicios, incluso por medios electrónicos. Derechos: Puede retirar su consentimiento en cualquier momento, así como acceder, rectificar, suprimir sus datos y demás derechos en [email protected].

Información adicional: Política de Privacidad.

Este campo es obligatorio

Todos hemos oído hablar alguna vez de las técnicas para ayudar a una persona en un accidente, pero pocos entendemos realmente qué se entiende por primeros auxilios o cómo aplicarlos de manera efectiva. 

A lo largo de nuestras vidas, es muy probable que todos hayamos estado presentes en alguna situación de emergencia, ya sea un accidente menor como un tropiezo en la acera o algo tan grave como un desmayo o una crisis cardíaca. 

En esos momentos críticos, a menudo surge una incertidumbre considerable: aunque sabemos que deberíamos ayudar, no siempre estamos seguros de cómo actuar correctamente. 

Según el informe Registro español de parada cardíaca extrahospitalaria, el 60% de las paradas cardíacas en España suceden en el domicilio y las primeras reanimaciones las hacen los familiares. Esta estadística destaca cómo los primeros auxilios salvan vidas antes de que los servicios de emergencia lleguen. 

En este artículo, vamos a descubrir qué se entiende por primeros auxilios, cuáles son sus objetivos y cuáles son las técnicas básicas. 

¿Qué son los primeros auxilios?

Los primeros auxilios son la respuesta inmediata ante una situación de emergencia o accidente, es decir, son una serie de técnicas y procedimientos que pretenden estabilizar a una persona afectada por una lesión hasta que llegue la atención médica profesional. 

Para conocer qué se entiende por primeros auxilios, debemos tener en cuenta que se basan en principios simples pero vitales, como evaluar la situación de manera rápida y segura y proporcionar atención básica que pueda prevenir un deterioro de la condición del accidentado. 

Además de los aspectos técnicos, los primeros auxilios también abarcan habilidades importantes como la capacidad para mantener la calma en situaciones de tensión y la capacidad de tomar decisiones rápidas en momentos complicados. 

También es importante destacar que cuando analizamos qué se entiende por primeros auxilios, no debemos centrarnos únicamente en la atención de lesiones físicas evidentes.

Es igualmente importante reconocer síntomas de emergencias médicas como un ataque al corazón o un accidente cerebrovascular para proporcionar la ayuda adecuada. Centrarse únicamente en lesiones evidentes es un error común al profundizar en qué se entiende por primeros auxilios.

Objetivos de los primeros auxilios

Ahora que ya hemos visto qué se entiende por primeros auxilios, tenemos que conocer cuáles son sus objetivos. Aunque pueden variar según el tipo de emergencia y el estado del paciente, los objetivos principales de estas técnicas son: 

  • Salvar vidas: El objetivo principal de los primeros auxilios es asegurarnos de que el accidentado sobrevive. Esto implica comprobar que la víctima sigue respirando y tiene pulso. Este es el primer paso para mantenerlo con vida hasta que los profesionales sanitarios lleguen al rescate. 
  • Prevenir un empeoramiento de la lesión: Una vez nos hemos asegurado de que la persona está estable, debemos evitar que el paciente empeore. Por ejemplo, si la víctima está sangrando, debemos evitar el sangrado para que no pierda más sangre y se debilite aún más. 
  • Promover la recuperación: Las técnicas de primeros auxilios también pretenden ayudar a que los accidentados se recuperen lo antes posible. Si alguien tiene una herida y evitamos que se le infecte, se recuperará mucho antes. 
  • Proteger de más daños: Proteger la integridad física del paciente y minimizar el riesgo de más lesiones durante el proceso de atención también es fundamental. 
  • Dar apoyo emocional: Además de los aspectos físicos de la atención, es muy importante ayudar a calmar a la persona accidentada y a quienes están a su alrededor. En momentos de emergencia, el apoyo emocional puede dar mucha tranquilidad y consuelo a la víctima. 

Tipos de primeros auxilios

La capacidad de brindar primeros auxilios es una habilidad esencial que todos deberíamos poseer, ya que puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte en momentos críticos. Al analizar qué se entiende por primeros auxilios, debemos entender que existen dos tipos que engloban varias técnicas.

En este apartado, exploraremos estas dos categorías fundamentales de primeros auxilios: los emergentes y los no emergentes. Cada uno de estos enfoques responde a situaciones específicas y requiere habilidades y conocimientos distintos.

Primeros auxilios emergentes

Si te preguntas qué se entiende por primeros auxilios emergentes, debes saber que son el primer escalón de respuesta ante situaciones críticas donde cada segundo cuenta y la vida de una persona está en riesgo inminente. En estos momentos de urgencia, la intervención rápida y decisiva puede marcar la diferencia entre la vida y la muerte. 

Aquí se requiere un enfoque claro y preciso para estabilizar al paciente y evitar que su condición se deteriore aún más. Entre las técnicas más vitales y urgentes que entran en juego, destacan:

  1. Reanimación Cardiopulmonar (RCP): Esta técnica es la clave cuando una persona deja de respirar o su corazón deja de latir. La RCP básica se centra en dos acciones principales: las compresiones en el pecho para mantener la circulación sanguínea y la respiración boca a boca para suministrar oxígeno a los pulmones. Es un procedimiento fundamental que puede salvar vidas mientras se espera la llegada de la ayuda profesional.
  2. Control de hemorragias graves: Cuando una hemorragia pone en peligro la vida, es crucial actuar rápidamente. Se debe aplicar presión directa sobre la herida con un paño limpio o un vendaje, priorizando la detención del sangrado. En casos extremos, como una hemorragia incontrolable, se puede recurrir al uso de un torniquete. Sin embargo, esta medida debe ser el último recurso y aplicarse con cuidado para evitar daños adicionales.
  3. Manejo de obstrucción de las vías respiratorias: En situaciones donde una persona está atragantada y no puede respirar, se debe actuar con urgencia. La maniobra de Heimlich es efectiva en adultos y niños mayores, aplicando presión abdominal para expulsar el objeto obstructor. Para bebés y niños pequeños, los golpes en la espalda son la técnica preferida para eliminar la obstrucción y recuperar la respiración.

Estas intervenciones representan sólo una parte de la amplia variedad de primeros auxilios emergentes. Cada una de estas acciones requiere una ejecución rápida y precisa, respaldada por un conocimiento sólido y práctica en situaciones de emergencia.

Primeros auxilios no emergentes

Para conocer qué se entiende por primeros auxilios no emergentes debemos analizar en qué contexto se aplican. A diferencia de los anteriores, los no emergentes se ponen en práctica en situaciones donde la vida de la persona no está en peligro inmediato, pero aún se necesita atención médica.

En estos casos, el enfoque se dirige hacia el confort del paciente y la prevención de complicaciones futuras.

Aquí, la atención está más centrada en tratar lesiones menores y proporcionar medidas de alivio. Algunos ejemplos y técnicas comunes incluyen:

  1. Tratamiento de heridas leves: Cuando se trata de heridas superficiales o cortes menores, es importante limpiar la herida con agua y jabón para eliminar la suciedad y los gérmenes. Luego, se puede aplicar un antiséptico suave para prevenir infecciones y cubrir la herida con un vendaje estéril o un apósito adhesivo para protegerla de la contaminación externa.
  2. Inmovilización de fracturas menores: En caso de fracturas menores donde el hueso no está desplazado, se puede utilizar una tabla u objeto rígido para inmovilizar la extremidad afectada y evitar movimientos que puedan causar más daño. Luego, se puede aplicar una venda o paño para mantener la extremidad en su lugar hasta que se busque atención médica profesional.
  3. Manejo de quemaduras leves: Las quemaduras leves, como las producidas por agua caliente o contacto breve con objetos calientes, pueden tratarse inicialmente enfriando la quemadura con agua fría durante al menos 10 minutos. Esto ayuda a aliviar el dolor y reduce la inflamación. Luego, se puede cubrir la quemadura con un apósito estéril para protegerla y administrar analgésicos según sea necesario para el dolor.
  4. Tratamiento de picaduras y mordeduras: Ante picaduras de insectos o mordeduras de animales no venenosos, se recomienda limpiar la zona afectada con agua y jabón para prevenir infecciones. Aplicar hielo envuelto en un paño sobre la zona puede ayudar a reducir la hinchazón y el dolor. Si la picadura o mordedura causa una reacción alérgica, se pueden administrar antihistamínicos según las indicaciones médicas.
¿Qué se entiende por primeros auxilios? Tipos y técnicas

¿Quién puede dar primeros auxilios? 

Cualquier individuo, independientemente de su profesión, debería estar preparado para ofrecer primeros auxilios en situaciones de emergencia. Sin embargo, ciertos profesionales, especialmente aquellos que trabajan en entornos donde las emergencias médicas son más probables, deben conocer estas técnicas en profundidad. 

Entre ellos se encuentran los auxiliares de enfermería, quienes desempeñan un papel crucial en la atención de salud al brindar apoyo directo a los pacientes bajo supervisión médica. Los auxiliares de enfermería reciben una formación específica en primeros auxilios como parte esencial de su educación y preparación profesional.

Su capacitación incluye el reconocimiento y la respuesta a una variedad de emergencias médicas y lesiones, así como la aplicación de técnicas de primeros auxilios para estabilizar a los pacientes y proporcionar el cuidado inicial necesario.

Además de los auxiliares de enfermería, otros profesionales de la salud que deben estar familiarizados con las técnicas de primeros auxilios incluyen a los paramédicos, los técnicos de emergencias sanitarias, los enfermeros y los médicos de urgencias. 

Estos profesionales trabajan en entornos donde las emergencias son comunes y necesitan estar preparados para responder rápidamente y de manera efectiva en situaciones críticas.

Sin embargo, es importante recordar que la capacidad de brindar primeros auxilios no se limita a los profesionales de la salud. Cualquier persona, desde padres y cuidadores hasta trabajadores y ciudadanos comunes, puede y debe aprender los fundamentos de los primeros auxilios. 

Cuantas más personas estén preparadas para responder en situaciones de emergencia, mayor será la probabilidad de salvar vidas y minimizar el impacto de las lesiones.

Compartir en:
Emma Navalon Pascual
Emma Navalon Pascual

Curiosa por naturaleza, me encanta investigar y contar historias. Desde pequeña me interesa mucho la tecnología y el entorno digital. Por eso, me convertí en periodista y ahora me dedico a escribir contenido en Internet.

Ver más artículos

Tu éxito profesional a un CLICK.

Solicita información

¿Quieres seguir
estudiando FP?

Quieres estudiar una FP, pero no tienes claro por dónde empezar. ¿Será mejor la modalidad a distancia, la presencial o un mix de las dos? ¿En cuántas asignaturas me puedo matricular? ¿Qué salidas profesionales hay? Pincha abajo e infórmate sobre la Formación Profesional que más se adapta a ti.

Conoce a nuestros autores y colaboradores

Reclutamos a los mejores para ofrecerte información de primera mano sobre la Formación Profesional. Son profesionales de diferentes sectores, que escriben sobre las novedades que te interesan en el blog de ILERNA.

Conócelos